Aceites Corporales



Aceite sensualidad

Canela y jengibre macerado en aceite de sésamo y de oliva.
Jengibre*: estimula la circulación sanguínea, favoreciendo la erección.
Aceite de sésamo*: rico en calcio, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Muy hidratante y tonificante.
Aceite de oliva*: evita la desecación cutánea, protege e hidrata, previene arrugas y da elasticidad a la piel.
Aceite esencial de canela: es afrodisiaca y estimulante. Mejora la circulación sanguínea.
Fragancia de chocolate: con propiedades estimulantes.



Aceite relajante

Lavanda, melisa y mejorana maceradas en aceite de oliva y almendras dulces.
Aceite de oliva*: evita desecación cutánea, protege e hidrata, previene arrugas y da elasticidad a la piel.
Aceite de almendras*: suaviza la piel; es rico en vitamina E, hierro y calcio.
Aceite esencial de mejorana: es relajante y sedante, aliviando la tensión muscular.
Aceite esencial de lavanda: sedante, relajante y calmante ayudando a calmar la fatiga mental ya combatir la ansiedad.
Fragancia de melisa: tranquiliza, revitaliza y levanta el ánimo.




Aceite esguinces e inflamaciones

Romero, menta y eucalipto macerado en aceite de oliva y sésamo.
Aceite de oliva*: evita desecación cutánea, protege e hidrata, previene arrugas y da elasticidad a la piel.
Aceite de sésamo*: rico en calcio, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Muy hidratante y tonificante.
Aceite esencial de menta: incrementa la circulación sanguínea. Refresca y calma la piel.
Aceite esencial de eucalipto*: balsámico y relajante muscular.
Aceite esencial de romero: mejora la circulación y alivia los dolores.




Aceite corporal de manzanilla

Nutre, previene el desecamiento y proporciona una piel suave.
Aceite de soja*: hidratante y calmante.
Aceite de aguacate*: elastiza y regenera la piel.
Esencia de manzanilla: le da un aroma limpio y fresco. Suavizante, calmante y sedativa.



Aceite varices y piernas cansadas
Favorece  a la circulación sanguínea y a los vasos sanguíneos, previniendo la aparición de nuevas varices y ayudando a reparar las pequeñas.
Aceite de girasol*: revitalizante, reafirmante, hidratante y protector
Aceite de sésamo*: revitaliza la piel y ayuda a prevenir la flacidez.
Aceite Esencial de ciprés: aporta un gran poder diurético, astringente, vasoconstrictor y descongestionante, mejorando la circulación y contribuyendo a disminuir la  retención de líquidos.
Aceite esencia de limón: impulsa la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas. Potencia las defensas del organismo y tonifica el aparato circulatorio.
Aceite esencial de romero: estimulante de la  circulación y descongestionante venoso.
Método de empleo:
Masajear superficialmente los talones y luego realizar movimientos ascendentes desde los tobillos subiendo por toda la pierna hasta las ingles.



Aceite respiratorio

Brinda rápido alivio a las afecciones del aparato respiratorio y estimula el sistema inmunitario.  Es antiséptico, antiespasmódico, descongestivo y desinfectante.
Recomendado para resfríos, bronquitis, enfisema, gripe, catarro, congestión bronquial, dolor de garganta.
Aceite de germen de trigo: regenerador celular y antioxidante de la piel. Es fuente de vitamina E y mejora la circulación
Aceite de girasol*: propiedades hidratantes y protectoras.
Aceite esencial de Eucalipto*: descongestivo y fluidificante de las  mucosidades, expectorante.
Aceite esencial de Limón antiséptico así como tónico del sistema circulatorio impulsando la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas.
Aceite esencial de Manzanilla: posee una potente acción sedante, antiinflamatoria y anti-microbiana.
Aceite esencial de Romero: descongestionante venoso, fluidifica las mucosidades y tonificante.
Aceite esencial de Tomillo: fortalece el sistema respiratorio y estimula la circulación sanguínea.

Método de empleo:
Aplicar una pequeña cantidad del producto en la zona del esternón, realizando un suave masaje.
Aplicar también en la espalda y entre los omoplatos.
En caso de congestión nasal aplicar una pequeña cantidad entre las cejas.


Aceite de hipérico*  

Elaborado con las sumidades floridas de la hierba de san juan, también conocida como corazoncillo, que recolectamos en junio en los montes de El Bierzo y posteriormente maceradas en aceite de oliva de cultivo ecológico
Propiedades: calmante, analgésico, antidepresivo, antiséptico, balsámico, antiinflamatorio y cicatrizante.
Aplicaciones: Contusiones, hematomas, luxaciones, dislocaciones, insuficiencia circulatoria, cicatrización de heridas, quemaduras de sol, llagas, hemorroides.


Aceite de caléndula*


En nuestro huerto, en el cual practicamos un manejo agroecologico,  cultivamos estas “maravilla” como también se conoce a la caléndula. 
Las recolectamos durante la primavera y el verano; posteriormente la secamos y por ultimo las maceramos en aceite de oliva ecológico durante 2 o 3 meses para extraer sus principios activos.
De ello resulta un aceite rico en carotenoides,  flavonoides y aceite esencial que le confieren propiedades cicatrizantes, antimicrobianas e hidratantes.
Mejora la textura de la piel reseca, agrietada ó descamada Desinflama los tejidos. Mejora la circulación cutánea. Hidrata y ayuda a dar elasticidad de la piel. Regenera los tejidos. Alivia las molestias en pacientes postrados. Acelera la curación de cortes y arañados.
Aplicaciones: acné, ulceras varicosas, verrugas, edemas, derrames, escaras, rozaduras y quemaduras leves domésticas y del sol. Picaduras de insectos y medusas







 Aceite de rosa mosqueta*
Este aceite obtenido de los frutos de un rosal silvestre, Rosa affinis Rubifinosa, es  rico en ácidos grasos esenciales, vitamina A, E y beta-carotenos relacionados con la síntesis del colágeno y el crecimiento celular.
Propiedades: hidratante, nutritiva, antiinflamatoria, regeneradora, bactericida, cicatrizante y estimula la producción de anticuerpos.
Aplicaciones:
Hidratación de pieles secas y envejecidas.
Retarda y reduce las arrugas ocasionadas por la edad.
Tratamiento de cicatrices quirúrgicas y queloides.
Mejora la sintomatología en caso de enfermedades cutáneas como la psoriasis, hiperqueratosis, etc.
Ayuda a prevenir y corregir el foto-envejecimiento y el cáncer cutáneo.
Tratamiento y prevención de estrías.
Tratamiento de ulceras y llagas.



Aceite para los hongos

Aceite de almendras dulces*: rico en proteínas, minerales, vitaminas A, B y E. Con propiedades penetrantes excelentes suaviza la piel. Es antiinflamatorio, anti-irritante y alivia  la picazón.
Aceite esencial árbol del té: antiséptico, anti-infeccioso, antimicótico, fungicida.
Aceite esencial de limón: potencia las defensas del organismo y ayuda a la eliminación de toxinas.
Modo de empleo:
Después de lavar y secar concienzudamente  la zona afectada; dar masaje en los pies, entre los dedos y otras zonas afectadas varias veces al día.


* De procendencia ecológica

No hay comentarios:

Publicar un comentario